Blogia
CUENTOS PERDIDOS. Con banda sonora.

CUANDO NO DICES ABSOLUTAMENTE NADA

Suena: When You say nothing at all; Ronan Keating

Esta canción me venía a recordar, casi siempre como éramos Jose y yo (entiéndase ése pasado como un presente histórico) hoy me recuerda como éramos, en pasado pasado, y aunque use el pretérito imperfecto, bien puedo asegurar que ese pasado era perfecto. Era, en pasado otra vez.

Cuando termina un película casi siempre lloro, incluso en "Salvar al Soldado Ryan" se me pone un nudo en el pecho que para que las prisas, bueno, el nudo dura desde que muere Giovanni Ribisi, ANTES a MedioLimón, le daba un pelín de penilla verme llorar, pero sonreía, y quizá en el fondo pensara que no era sino una forma de dejar aflorar mi sensibilidad, que, en el fonodo, es lo que es. AHORA creo que ya no le gusta, le es cagante y está un poco harto de éso.
ANTES cuando lloraba por una pena, honda casi siempre, me ponía las manos en los ojos, como si, de ese modo fuera él a conseguir, por efecto de sus manos, rebobinar mis sentimientos hasta el momento clave en que algo empezó a doler en esa víscera que late y late, y así él podría cambiarlo. AHORA, hace unos pocos días, andaba yo en un llanto incontrolado de desesperación y desorientación y desacón y unos cuantos deses más, y me dijo algo así como que siguiera llorando y le dejara hablar a él, quizá doliera más porque uno de los motivos del maldito lloro era que él no cesaba en su conversación y no me dejaba explicarle.
ANTES se alegraba al verme, y le saltaba un duendecillo en su interior, hasta en los peores días. AHORA le veo feliz al salir del trabajo con sus compañeras, al hablar con sus amigos conocidos o familia, al hablar con mis amigos; pero al volverse a mí el semblnate le muta y ya no hay sonrisa sino un rictus que, sinceramente, me da un cierto miedo y me infunde inseguridad, su humor cambia y, bueno, hace ya tiempo que espero la tormenta.
ANTES mi cháchara descontrolada le animaba, me seguía y se animaba a contarme más cosas. AHORA mi conversación le desagrada, quiere contarme algo y cuando empieza para a la segunda frase, le preguntas y te dice "nada" y luego, pasados bastante minutos inicio yo de nuevo, joder que los que me conocen saben que hasta sin voz hablaba por los codos, entonces se vuelve a enfadar.
ANTES sabía que me quería y no dudaba que en unos sesenta años seríamos una de esas parejas de ancianitos que van por el parque de la mano, sujetándose y guiándose el uno al otro con idéntica torpeza, pero que tanto me gusta ver. AHORA pienso que, con suerte, seremos uno de esos matrimonios en los que "han aprendido a quererse de otra manera" pero yo no quiero querernos de otra manera.

HEmos hablado, y hablado, y hablado de intentar y de ceder y de poner de nuestra parte, cad uno de la suya, pero quizá yo quiero que algo que se ha fraguado a lo largo de meses y explota ahora se arregle en un par de días y no es justo por mi parte. Pero también creo que, a veces, me dirige reproches inmerecidos y esos sí que deberían cesar cuanto antes, sobre todo cuándo al plantearle ciertas cosas tal cual son y con todas sus palabras y letras reconoce que puede que tenga mi parte de razón, y otras veces me dice directamente que está de acuerdo.
Yo le he dicho otras cosas que le han hecho daño, no todas estos días, pero me duelen tanto como me duelen las que él me dice (no puedo decir que tanto como a él porque no siento cómo el siente en su interior) y pido disculpas que no son suficientes, igual que algunas disculpas no son suficientes para mí.
De modo que estoy en una encrucijada.

Suena: all Within my hands, ¿de quién va a ser? METALLICA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

su -

Ste, me sentiría muy gilipllas escribiéndote cualquier cosa, así que nada, sólo que un abrazo ¿vale?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres